Interludio

(c) Vorete. Nubes sobre viñedos
(c) Vorete. Nubes sobre viñedos

Pues si, eso es lo que me pasa ahora.

Acostumbrándome a no ir al despacho. Cogiendo rutina de estudio. No saber a veces que hacer. Son situaciones que, sin ser nuevas, cuesta llevar a buen término.

Tiempo y mas tiempo. Eso es lo que falta, eso es lo que sobra.

Estoy sin saber que poder escribir, que poder estudiar… Ahora mismo, repasando la microbiología de 3 y 5 de carrera. De mi carrera, con un plan de estudios de 1973…¡Tela! Pero me encanta. Empecé con ilusión. Un par de suspensos me produjeron una depre. Y acabé “por mis narices”, que son muchas y muy grandes. Cuando acabé, me di cuenta que, el cuerpo humano, incluso en sus imperfecciones, es la máquina más maravillosa que existe. Inimitable. Inigualable. El cúmulo de circunstancias que nos ha traido hasta aquí es tan vasto que, si no crees en un Dios, (Dios, Alá, Buda, Yahvé, llámalo como quieras), se hace muy difícil… Pero, como dijo alguien una vez, en el fondo sólo somos una molécula que adquirió la capacidad de auto-replicarse… Si, sólo somos eso. Ni más, ni menos. Aunque seamos un organismo pluricelular, sin el DNA, sin el RNA, no somos nada. Porque en el principio, no fue el Verbo, sino el RNA. De ahí que podamos buscar a Eva en el RNA de las mitocondras. Esa reminiscencia de simbiosis primitiva que nos permitió crecer y convertirnos en lo que somos…

¿Y que somos?

Pues últimamente veo a la humanidad como un virus. Si habéis leido algo de Gaia, la teoría de que el planeta entero es un ser vivo, del que en un principio formábamos parte armónica, y que con el paso de los siglos nos hemos convertido en una singularidad. Esa forma de ver la Tierra, hace que, viendo al género humano, no seamos ya parte armónica. Somos un virus, un cáncer, que utilizamos nuestro huésped para crecer, esquilmándolo, destruyéndolo, creciendo sin control, hasta agotarlo…y matarlo. ¿Sucederá eso con nuestra amada Tierra?

No soy ecologista de tres al cuarto. Creo en el Equilibrio. Me inclino más hacia las enseñanzas budistas. Pero si lo único que predomina en las altas esferas es el afán de dinero “ahora” y no pensar en “mañana”, mal acabaremos. La única solución será, convertirnos en virus, expandiéndonos y buscar otro “huésped”, otro planeta que destruir…

Si no lo habéis leído, os recomiendo leer Cita con Rama, de Arthur C. Clark y El juego de Ender, de Orson Scott Card, así como El Quinto Día, de Frank Schätzing.

Nada más. Sólo son los pensamientos de un indivíduo, al que le gusta pensar diferente.

Sed buenos. Sed felices

2 thoughts on “Interludio”

  1. Muy buen post, amigo. No he podido evitar recordar también a Matrix, la primera, cuando el Agente Smith le dice también a Neo que la raza humana es un virus. Por desgracia tienen mucha razón. Apuntadas tus lecturas recomendadas. Precisamente anoche empecé a releer, por tercera vez, El Juego De Ender de cara a cuando llegue la película a final de año 🙂

    Un abrazo!

    1. Gracias, Daniel.
      También pensé en esa frase. La recuerdo muy bien. Pero me decidí mas por los libros. El último es, aparte de lo que puede ser la trama, para pensar en la “herencia” que recibimos y la que legamos en este mundo…
      Un abrazo

Deja un comentario