Renovación

¿Saben aquell que diu que va un cec i le diu a un sord…?
No, no me sé si el insigne Eugenio hizo un chiste asi, ni tengo ganas de buscar. Es sólo que me siento feliz. Con ganas de reir. De vivir.
Que si, que he pasado dos semanas muy, muy malas. Mi espalda me ha matado. Malas posturas, no hacer ejercicio, pero…
El lunes tenía la carta de renovación en el despacho.
Al menos hasta el 30 de Junio. Y planes para continuar.
Y creo contar con apoyo de mi jefa, y creo que he hecho un trabajo que a la empresa que es la contratista, le va a servir. Y…. Me veo fenomenal animicamente.
Que si, que el sueldo no llega ni al de un becario. Que a lo mejor me tengo que sufragar 3 años de doctorado. Pero quieren ayudarme a que lo haga. Y quiero hacerlo. Y quiero hacer algo que en un futuro pueda comentar: “Yo empecé eso”. Otros más listos que yo, más inteligentes lo terminarán. Pero estoy ayudando. Y con todas mis fuerzas.
Y la semana pasada, con todo lo que mi cuerpo podía aguantar para ese dolor, estuve en el laboratorio. Y estuve por ganas. Y con ganas. Y gente maravillosa en el Poli. Tanto entre los profesores, como entre los doctorandos.
Que mi “inocencia” me puede obnubilar. Que mis ganas de agradar a todos, también. Pero me siento mas útil profesionalmente en estos 4 meses que el resto de mi vida.
Cuando terminé la carrera de Farmacia, intenté hacer un master. Intenté empezar Tecnología de los Alimentos. No podía permitirmelo. Tenía que ponerme a trabajar rápido. Deseaba empezar una nueva vida con quien hoy es, y espero que por muchos años más, mi mujer. Fué muy duro para mi, no sólo terminar la carrera, sino cerrarme alguna puerta futura. He deambulado como farmacéutico adjunto por ahí. Creo que me han desaprovechado. Incluso una antigua profesora mía de la carrera, a quien profeso gran aprecio y amistad, a pesar de la diferencia de edad, (incluso me contrató para sustituirla a ELLA, y hoy en día es cargo importante en la Facultad), me lo dijo. Pero no he terminado de cuajar con algun@s jefes. Y soy yo el que se pone el fallo.
14 años después, he vuelto a la facultad. Y lo he hecho cumpliendo una ilusión enorme. Trabajar como Técnico de Laboratorio. Aquello que siempre me ha hecho ilusión desde pequeño.
Gente que siendo un niño, me inspiró. Galileo, Edison, Von Braun, Wattson, Mendel… Gente que tenía un sueño. Que cumplieron, con tesón y esfuerzo, no sólo su sueño, sino el de generaciones futuras, y nos marcaron el camino a seguir…
Y si. Tengo 40 años. Y tengo ilusión. Y será lo último que pierda.
Y será mi ejemplo para todos los que me rodean. “Salva estuvo aquí, nos ayudó a todos, y nunca perdió la sonrisa”
Va por todos vosotros. No perdáis la ilusión. No perdáis la sonrisa.
Que a lo mejor en Junio me dan la patada. Pero no creo. Que a lo mejor nos quedamos sin fondos para experimentos, pero algo saldrá.
Momentos duros los vamos a pasar. La vida es una jodida montaña rusa. Pero seguro que si buscáis, a vuestro alrededor, hay alguien que os tiende la mano, la sonrisa, lo mejor de si mismos para dároslo a vosotros. Sólo tenéis que abrir los ojos.
Reconozco que tengo suerte en ese aspecto. Un gran amigo y una gran mujer. Sin ellos no sé donde estaría. Pero que ellos me tienen a mi para siempre, también.
No es mi intención dar lecciones de moralidad. No soy el más indicado para eso. Sólo estoy en este mundo para ayudar. He tenido mucha suerte, y ya he gastado 2 vidas. Mientras pueda, seguiré ayudando
Sed felices.
Nada me haría a mi mas feliz que lo seáis vosotros…

Deja un comentario